sábado, 4 de diciembre de 2010



Los latidos se quejan, y dependes de ellos más que nunca. Cada segundo se amotina, como el ejército que nunca supe comandar. Andar cuesta, y se vuelve tosco, pesado, eso sí, sin perder la elegancia y salvando las apariencias con dos o tres sonrisas de rutina. El estado de ánimo se envuelve en un ciclo caprichoso dependiente de una corriente sin fin de ideas, pero tiende a surgir la desesperación edulcorada en el momento más inesperado, o no, cuando ya pareces haberte ido. Qué diantres, soy rehén de esos segundos amotinados. ¿Quién va a la guerra a buscar comfort? Podéis llamarme suicida.



¿Cómo olvidar aquellos primeros días sin ti?

1 visitas y opiniones:

Sara dijo...

Escribes que te cagas.

Publicar un comentario